Email [x]
Email Marketing You Can Trust

EDITORIAL: Las enfermedades desatendidas (neglected diseases) y el concepto de “Una Salud”

Las enfermedades desatendidas –como el dengue, la rabia, el ántrax, la tuberculosis, la brucelosis, la enfermedad de Chagas, la leptospirosis, la leishmaniosis, la cisticercosis, la equinococosis y la oncocercosis, entre otras– afectan cerca de 1000 millones de personas, en particular a las poblaciones pobres de regiones tropicales y subtropicales. Es común la presencia de varias de ellas en una misma región, y a menudo las personas infectadas sufren de más de una de estas infecciones. Más del 70% de los países o territorios afectados por estas enfermedades tienen economías de ingresos bajos o medios-bajos.
La dinámica de estas poblaciones se ha modificado sensiblemente y la insalubridad del agua para consumo, las malas condiciones de vivienda y saneamiento donde los animales domésticos, han tomado el rol efectivo de animales de compañía, compartiendo espacios con sus dueños, inclusive en comedores y dormitorios profundizándose el contacto con poblaciones de mayor riesgo, como niños y personas mayores con sistemas inmunológicos más vulnerables, son el caldo de cultivo para la aparición y permanencia de estas enfermedades.

Desde hace tiempo se sabe que existe una estrecha interrelación entre la gente, los animales y el medio ambiente, donde la salud se encuentra irremediablemente interconectada. Esta estrecha vinculación determina factores críticos de riesgo que requieren una nueva visión integradora de la salud pública, animal y de protección del medio ambiente (Una salud-The One Health initiative).

Rudolph Virchow –médico y patólogo alemán del siglo XIX– afirmaba: “No existe ni debería existir línea divisoria entre la medicina humana y la animal. El objeto es diferente pero la experiencia obtenida constituye la base de toda la medicina. El fue quien descubrió que algunas enfermedades se transmitían de los animales al hombre y acuñó el término “zoonosis”. Posteriormente el Dr. Calvin Schwabe, veterinario y epidemiólogo, profesor en universidades de veterinaria y medicina, escribía que: “El impacto en salud humana es lo que más claramente delimita la visión del mundo de la medicina veterinaria y mejor define su importancia como profesión”. 

El impacto de esta realidad es puntualizado por la Academia de Ciencias de los Estados Unidos, que afirma que, de las 1.461 nuevas enfermedades reconocidas en los seres humanos, el 60% tiene distintos huéspedes y se caracteriza por atravesar las barreras de las especies, y el 75% de las enfermedades infecciosas emergentes, en los últimos treinta años han sido zoonosis. Entre estas, además de la BSE y la influenza aviar, se pueden incluir Nipha, Hendra, SARS, sin olvidarnos de las “enfermedades desatendidas” que lejos de estar controladas siguen siendo causa de enfermedad y muerte en seres humanos y animales. 

Es esta sin duda, una deuda que tiene la medicina humana y veterinaria en los países en vías de desarrollo donde las poblaciones más pobres, residentes en zonas rurales remotas, barrios suburbanos marginales o zonas de conflicto, son las más afectadas por estas enfermedades.

Sí bien, en varios países, incluido el nuestro, se están logrando progresos sustanciales, la mejor herramienta en la lucha contra estas enfermedades es la educación sanitaria de todos los sectores involucrados, y es allí donde el profesional veterinario tiene un rol fundamental en la prevención, control y erradicación, participando en actividades preventivas comunitarias, ya que para muchas de estas enfermedades se dispone de vacunas, medicamentos y otras intervenciones efectivas y probadas,

Desde Fundación PROSAIA, estamos trabajando en esa dirección, y es nuestra intención informar y concientizar a nuestros lectores con respecto a muchas de estas enfermedades, su prevención y efectivo control.

Fuente: World Health Organization, Wikipedia, World Health Organization


Sitio web por VisibleDesign